El Workshop: El rey de las relaciones laborales

Como ya decía Aristóteles, “el hombre es un ser social por naturaleza”, nacemos con la habilidad de relacionarnos y la vamos desarrollando a lo largo de nuestra vida, dado que necesitamos los unos a los otros para sobrevivir. Basándonos en esta afirmación, es fácil comprender que algunos de los eventos que mejor funcionan hoy en día son los que tienen como protagonista el factor “interacción”. Un buen ejemplo de esto, es el famoso workshop, donde el organizador hace la “magia previa”  para que los participantes sean los verdaderos protagonistas del acto realizando vínculos comerciales que sería más complicado llevar a cabo sin su presencia en dicho evento.

Con este tipo de eventos en auge, desde Trevisani queremos dejaros algunos tips para que vuestro evento sea la envidia de todos:

  • Antelación, la base de todo: Siempre decimos lo mismo, pero es que sin antelación, no hay perfección. Antes de nada, debes plantear las cuestiones básicas: ¿quién quiero que participe en mi workshop?, ¿dónde es el lugar idóneo para realizarlo?, ¿es fácil llegar a dicho sitio?, ¿qué horario es el más adecuado para los participantes?, además del workshop… ¿incluiré otras actividades de interés para los participantes? Una vez contestadas todas esas preguntas, es la hora de asegurarse que todo mi público objetivo se entere de la existencia de mi evento, siempre con mucha antelación para que su agenda no está ocupada, ¿la mejor manera (y más rápida)? ¡Las Newsletters!
  • Conoce bien a los participantes: Para esto, es necesario crear un formulario con unas preguntas que el usuario pueda responder de manera sencilla, con respuestas cerradas entre las cuales se pueda elegir. Además, normalmente en su inicio, es conveniente incluir unos apartados en los que el participante pueda realizar su carta de presentación.
  • Cierra bien la agenda de citas: La agenda de citas de cada uno de los asistentes, debe estar elaborada minuciosamente para que no haya errores ni citas solapadas, ¡todo el mundo debe saber dónde estar, con quién y a qué hora! (siempre con antelación).
  • ¡Que todo sea muy visual! Todo debe de estar señalizado y marcado de manera muy visual para que no surjan dudas ni imprevistos.
  • No olvides que ante todo, son personas: Además de concertar las citas y de organizar el evento en sí, es importante tener un trato personalizado y cercano con cada uno de los asistentes. Así mismo, debemos de estructurar la agenda de una forma cómoda y ordenada, realizando las paradas y descansos pertinentes, e incluso ofreciendo algunos extras que motiven a los asistentes. Buenos ejemplos de ello es ofrecer actividades o ponencias para que puedan disfrutar durante los tiempos de espera, o incluso algún tipo de aperitivos o incluso comidas a determinadas horas del día.

¿Todavía sigues con dudas sobre cómo hacer tu Workshop? No dudes en ponerte en manos de expertos especialistas, no olvides ponerte en manos de Trevisani.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *